Descripción

El tiempo, siendo el patrimonio más valioso que tenemos, lo gestionamos mal, pensando que el ilimitado. Nos da la impresión de que nuestro tiempo puede ser utilizado de forma frívola y no le damos la importancia que tiene. Sin embargo, echamos en falta más tiempo, cuando se nos acumulan tareas que no somos capaces de gestionar adecuadamente.

Gestionar bien el tiempo supone mejorar cuantitativa y cualitativamente nuestro bienestar, al mismo tiempo que nos sentimos mejor, sin agobios, sin estrés, sin ansiedad. Saber gestionar el tiempo es sacar el máximo provecho de ese don que tenemos todos y que, en ocasiones, nos parece poco: veinticuatro horas al día.